La producción y el consumo responsables

 Los hábitos de consumo están cambiando. Los productos sustentables marcan una diferencia positiva en el mercado de una generación que siente la responsabilidad de cuidar el medio ambiente y la sociedad.

La producción sostenible incrementa las ganancias netas en las actividades económicas mediante la reducción del uso de los recursos, la reutilización, la disminución de desperdicios y de contaminación durante todo el ciclo de vida de los productos.

Consumo responsable nos habla del deber que tenemos los seres humanos de modificar nuestros hábitos de consumo para que estos obedezcan a nuestras necesidades reales y a la capacidad de satisfacerlas que tiene el planeta y sus recursos, definiendo acciones que favorezcan el medio ambiente y la igualdad social.

fotografía created by Whatwolf – Freepik.com

Algunos puntos a tener en cuenta en el consumo responsable son:

  1. Considerar siempre el impacto ambiental de los productos que compramos y usamos, valorando los procesos de producción, transporte, distribución, consumo y residuos que deja el producto.
  2. Ser conscientes de la huella ecológica que determinados estilos de vida y consumismo producen.
  3. Preferir empresas, productos y servicios, que respeten el medio ambiente y los derechos humanos.

La producción responsable refleja la importancia que las empresas le dan a la sostenibilidad. Lo que significa que asumen la responsabilidad no sólo con la calidad de sus productos, la satisfacción de sus clientes y su crecimiento económico, sino con el impacto de sus acciones en el medio ambiente, la región y en la creación de una cultura de consumo responsable en sus clientes y empleados.